TEMPERAMENTO Y COLUMNA VERTEBRAL

Artículo publicado en la Revista Universo Holístico,  Febrero 2014, nª 68, pg 18

SANARSE CON OSTEOPATIA

TEMPERAMENTO Y COLUMNA VERTEBRAL

espaldaSeguro que más de una vez, en este maravilloso proceso que es vivir, has sentido que tu carácter cambiaba debido a algo tan “sencillo” como un dolor en la espalda o quizás en otra zona del cuerpo. La ausencia de salud mina a menudo nuestras ganas de vivir y sobre todo nuestro temperamento.

Podríamos decir que temperamento es el carácter de las personas vinculado a la manera de ser y reaccionar; está interrelacionado con el entorno y la manera que gestionamos nuestra salud (en especial los problemas relacionados con la columna vertebral).

En un tiempo lejano, en el Asclepion (templo curativo de la pequeña isla griega de Cos), Hipócrates, el padre de la Medicina Natural (420 AC), bajo la influencia de los filósofos griegos presocráticos, llegó  al descubrimiento que la naturaleza de todas las cosas era una;  es decir que todo estaba interrelacionado y que nuestro cuerpo respondía a este principio de unidad. Por lo tanto el temperamento o carácter no podía ser separado en la comprensión del origen de la enfermedad.

Más tarde Galeno (120 AC) médico personal del emperador romano Marco Aurelio, hizo suyo este principio unitario, que sería determinante hasta el siglo XVII.

Pero esta afirmación se vería devaluada cuando en el siglo XVII, René  Descartes e Isaac Newton, ambos notables físicos que revolucionarían nuestra percepción del mundo, aseguraban que la naturaleza se reducía a leyes matemáticas y por tanto el mundo físico no era mas que un puro mecanismo…así surgió más tarde la medicina alopática, donde todo se segmenta, el síntoma es más importante que la persona y el carácter es dejado al margen.

En mi trabajo  diario en consulta he podido observar como el temperamento interrelaciona con el cuerpo dando lugar a distintos tipos morfológicos, que predisponen a determinadas lesiones no solo de la columna vertebral, sino también de otras zonas del cuerpo.

Para Hipócrates el carácter daba lugar a cuatro tipos humanos: linfático, bilioso, nervioso y sanguíneo; que en la práctica es fácil de reconocer ya que dan lugar a una morfología determinada, una forma de ser y una predisposición mórbida (tendencia a adquirir una enfermedad) ya sea orgánica o músculo-esquelética.

images (11)El conocimiento de estos tipos es indispensable para prevenir ciertas lesiones, sobre todo en lo que se refiere a la columna vertebral. Ningún tipo es superior o inferior a otro, cada uno presenta ventajas e inconvenientes como veremos a continuación.

TEMPERAMENTO FLEMATICO ( LINFATICO)

Los flemáticos suelen ser personas tranquilas, que tienden a calcular y analizar todo a fin de no sentirse desbordados por sus emociones, es decir minimizan los conflictos. Usan la cabeza más que el corazón a la hora de tomar decisiones.

Suelen tener un cuerpo grande y redondeado al igual que el rostro. Con tendencia a engordar ya que acumulan grasa y agua corporal, además de un apetito excesivo.

Estado físico: 

Su estructura ósea suele ser buena, pero el exceso de peso y una predisposición a la inapetencia por el ejercicio físico hacen que su musculatura hipotónica  tenga una tendencia a transformarse en tejido fibroso y graso. Suelen crear edemas sobretodo en la articulación del tobillo, que a veces provoca alteraciones en su pisada, dando lugar a esguinces y hundimiento de los metatarsianos, este último  causa  dolor en la parte anterior de la planta del pie que irradia entre el segundo y tercer dedo, más conocido como Neuralgia de Morton.

El principal problema a nivel vertebral son las patologías  de espalda baja ( lumbalgias, hernias discales lumbares , sobretodo L5/S1) , y  la “joroba de bisonte” ( una prominencia en la base del cuello a la altura de C7/D1 , que pueden dar lugar a compresiones de la parte alta del pecho, provocando trastornos respiratorios, por ejemplo asma).

Necesitan hacer algo de ejercicio, a fin de drenar el exceso de líquidos que tienden a acumular.

Su carácter a veces excesivamente frio, les predispone a no verbalizar lo que sienten cuando se enfrentan a trastornos de salud.

Su punto fuerte es que son muy disciplinados cuando se ponen en marcha.

 

TEMPERAMENTO SANGUINEO

Son personas muy extrovertidas que intentan sacar el máximo partido en su relación con el entorno. Suelen ser más emocionales que mentales, al ser más impulsivos no acostumbran a pensar mucho lo que hacen. De carácter hedonista, es decir orientado al placer.

Estado físico:

El hedonismo les puede hacer tener una tendencia al sobrepeso. Con formas corporales redondeadas y pesadas. Pero este tipo es más tónico, es decir un cuerpo más musculoso y orientado hacia la actividad física, siendo esta  una de sus ventajas principales. Por el contrario su carácter a veces irreflexivo le llevará a excesos físicos que ponen en peligro el equilibrio de su columna vertebral, predisponiéndoles al desgaste prematuro de los discos intervertebrales, artrosis vertebral y pinzamientos de discos.

Son personas a las que les van muy bien las actividades al aire libre.

Sanguíneos y linfáticos necesitarían sobretodo limitar el consumo de grasas animales y azucares, ya que tienen una predisposición o tendencia a un endurecimiento de las paredes arteriales con el consiguiente riesgo cardiovascular.

Compartiré contigo una anécdota: tuve una vez en consulta un  temperamento sanguíneo, corpulento, que trabajaba una media de 10 horas diarias, comía “lo que podía” y terminaba el día corriendo 5 km, por puro placer. Para a continuación beberse unas cuantas cervezas…

 

TEMPERAMENTO BILIOSO O COLERICO

Los biliosos por lo general suelen ser de los cuatro temperamentos los más extrovertidos. Son firmes e independientes en sus opiniones, y un tanto arrogantes, lo que también les hace difícil pedir ayuda cuando su salud está debilitada. Son de la opinión de “ya se me pasará…”

Estado físico:

Se les denomina también colérico, por ser muy activos, ya que su organismo está bajo la influencia del sistema nervioso simpático, el cual acelera las funciones vegetativas u autónomas del cuerpo humano.

Salvo en casos excepcionales, tienen un cuerpo muy tónico, armonioso y musculado de forma natural.  Estas características les confieren  una buena resistencia física, de la cual tienden a abusar. Y al no saber limitarse, están predispuestos a accidentes vertebrales, sobre todo cuando se hacen mayores, por no respetar la edad. Sus lesiones vertebrales suelen ser más relativas a la cintura escapular, es decir a la zona dorsal media y alta y la base del cuello.

También refieren disfunciones en el miembro superior derecho, sobretodo  hombros, codos y muñeca, ya que estas zonas están regidas energéticamente por el hígado y la vesícula biliar, los cuales necesitan vigilar.

Han de aprender a dominar sus emociones ya que les hacen entrar en un ritmo cardiaco frenético, el cual vacía las glándulas suprarrenales y bloquea la vesícula.

En muchos coléricos la vertebra dorsal número 4 suele ser responsable de taquicardias si presenta un desajuste. En estos casos la Osteopatía se resuelve eficaz.

 

TEMPERAMENTO MELANCOLICO O NERVIOSO

En general los melancólicos, son personas muy sensibles. Muy conectados internamente con lo que les sucede tanto a ellos como a los demás. De aquí que sean muy influenciables y con cierta debilidad emocional que les predispone a los bajones de estados de ánimo, que de mantenerse se convierte en cuadros depresivos.

Suelen ser muy perfeccionistas, capaces y muy analíticos.

Estado físico: 

Normalmente son de cuerpo  fino, armazón óseo delgado y una silueta estilizada. Sus músculos son longineos y con una tendencia a la hipotonía, de aquí que carezcan de flexibilidad y sufran fácilmente de espasmos musculares paravertebrales crónicos, así como dorsalgias de origen cervical. Si  le sumamos la apatía por la actividad física son propensos a la rigidez y esclerosis de las articulaciones,  es decir, artrosis.

La susceptibilidad de su carácter al sistema parasimpático( ralentizador de las funciones vitales) les predispone a trastornos de tipo respiratorio, que implican el diafragma, causando cuadros de ansiedad de origen fisiológico. El tratamiento osteopático del diafragma se hace conveniente.

 

TEMPERAMENTOS MIXTOS

Aunque uno no se reconozca completamente en los tipos que he expuesto, esto es algo completamente normal ya que patrones  puros son muy difíciles de ver en la realidad. Lo habitual  es que tengamos una mezcla de tipos muy afines, por ejemplo linfático más nervioso,  o sanguíneo más bilioso. O bien una mezcla de tipos opuestos, por ejemplo linfático y nervioso, lo cual explicaría las contradicciones aparentes tanto de carácter como de estado físico. Por ejemplo tiene una buena musculatura natural y aborrece el ejercicio o lo contrario, apetencia deportiva y  cuerpo poco apto.

La Osteopatía cuando es practicada de forma holística tiene en cuenta al individuo y su enfermedad desde una visión global. Somos algo más que huesos, músculos y órganos; tenemos unas necesidades, emociones y  creencias, pero  en especial  un temperamento o carácter que condiciona todo lo demás. Y como se hacen eco muchas doctrinas filosóficas: “El carácter hace el destino; así somos, así nos va…” y así será nuestra salud, si me permitís añadir algo a esta famosa cita.

 

Eutiquiano Endje

Osteópata, Terapeuta Craneosacral

Reeducación Postural


Leave a reply