EMBARAZO Y REFLEXOLOGIA PODAL

embarazoDurante el embarazo el cuerpo de la futura mamá experimenta muchos cambios en el plano físico y psicológico, y ha de adaptarse de la mejor manera posible.
En este periodo, la mujer embarazada se encuentra un poco limitada a la hora de recibir tratamientos farmacológicos, ya que pueden afectar al desarrollo normal del bebé en el interior del útero materno.
La terapia reflexológica es una terapia natural y con contraindicaciones mínimas, que permiten a la futura mamá, aceptar los cambios para vivirlos con mayor naturalidad y así poder disfrutar de todo este periodo de la mejor forma posible, beneficiando tanto a la mujer como a su futuro hijo.
Te invito desde aquí a conocer esta maravillosa terapia, que tanto te puede ayudar en este período tan importante en tu vida. Quiero compartir contigo este precioso poema de Tagore, espero que lo disfrutes:

El principio
Rabindranath Tagore

-¿De donde venía yo cuando me encontraste? -preguntó el niño a su madre. Ella, llorando y riendo, le respondió apretándolo contra su pecho:

-Estabas escondido en mi corazón, como un anhelo, amor mío: estabas en las muñecas de los juegos de mi infancia, y cuando, cada mañana, formaba yo la imagen de mi Dios con barro, a ti te hacía y te deshacía; estabas en el altar, con el Dios del hogar nuestro, y al adorarlo a Él, te adoraba a ti; estabas en todas mis esperanzas, y en todos mis cariños. Has vivido en mi vida y en la vida de mi madre, tú fuiste creado siglo tras siglo, en el seno del espíritu inmortal que rige nuestra casa. Cuando mi corazón adolescente abría sus hojas, flotabas tú, igual que una fragancia, a su alrededor; tu tierna suavidad florecía luego en mi cuerpo joven como antes de salir el sol la luz en el Oriente. Primer amor del cielo, hermano de la luz del alba, bajaste al mundo en el río de la vida y al fin te paraste en mi corazón… Qué misterioso temor me sobrecoge al mirarte a ti, hijo, que siendo de todos, te has hecho mío. Y qué miedo de perderte! ¡Así, bien apretado contra mi pecho! ¡Ay! ¿Qué magia ha entregado el tesoro del mundo a mis frágiles brazos?

Leave a reply